“El Malacate... Tuxpango, Municipio de Ixtaczoquitlán, Veracruz”

“El Malacate… Tuxpango, Municipio de Ixtaczoquitlán, Veracruz”

Era muy niño cuando mi padre nos llevaba a las “Cumbres de Tuxpango”.
(Carretera “libre” entre Córdoba y Orizaba, vía Fortín).
En la entrada a unos pasos de la curva llamada “Carta Blanca”
(supongo que desde entonces se llama así por el anuncio de un bar que ahí existía. i Aún están de pie paredes derruidas de aquella taberna ! ).
Justo antes de descender e iniciar una zona sinuosa, se ubica
“el Valle de Cuautlapan” compuesto de terrenos plantados con caña de azúcar para proveer al “Ingenio Azucarero El Carmen”.

En esa “Curva” escuché sufrió un accidente automovilístico, en los años 60’s, el famoso grupo de Jazz “3.1416”
(conjunto del que formó parte
el cordobés Juan José Calatayud (+) “de los mejores pianistas de jazz de nuestro País. Una de las piezas fundamentales en la historia de la música en México y en especial del jazz nacional…”

…siguiendo con mis recuerdos de
Tuxpango (aunque hace años que no lo visito) señalaré que:
mi padre cuando llegaba un invitado a casa le gustaba mostrarle los atractivos de la Región
(cabe volver a mencionar que son muchos)
y “El Malacate”, como “experiencia excepcional”, era de sus favoritos a enseñar.
Ahora explicaré el porqué:
Una vez se alcanza la cima hay un rústico lugar
(inicialmente fue una estación de “tren” muy pequeña pero, en aquel tiempo, bien instalada.
Construida por los Ingleses en 1905)
donde se implementó
“El Malacate”:
transporte por cable
que utilizaba, originalmente, un carro cerrado de metal para descender sobre vías de ferrocarril el material pesado que se requería en la construcción de “La Hidroeléctrica de Tuxpango”.
Posteriormente y por más de un siglo se empleó para el traslado (bajada y subida) del personal de la misma empresa.
(ese carro, se comentó en una entrevista, tenía un letrero que decía en inglés:
“exclusivo para empleados y familiares”).
Luego implementaron un segundo carro,
con “servicio gratis”,
destinado para los pobladores de las localidades del Valle de Campo Chico y Campo Grande del Municipio de Ixtaczoquitlán así como para los paseantes.
Dado el fuerte desnivel que tiene este también llamado “funicular o tren de riel inclinado”, una vez que dejó de servir como medio de transporte
(el carrete presentó una fisura, situación que no ocasionó ningún accidente porque las corridas se suspendieron oportunamente)

siguió siendo un atractivo para los turistas atraídos por el espectáculo que ofrecían algunos pobladores de la zona al deslizarse en equilibrio sobre uno de los rieles colocando un pedazo de cuero
(al principio era una teja y zacate)
se sentaban, acomodaban los pies impulsándose con las manos y no perdiendo el equilibrio serpenteaban por el mismo a una gran velocidad mientras se guiaban con unos palitos, frenando de vez en cuando con la suela del zapato;
en una posición casi acostados
con una inclinación de apróx. 120 grados
En un tiempo eran varios jóvenes los que realizaban esta hazaña, hasta que transcurridos los años sólo quedaron los hermanos Domínguez Palacios:
Guadalupe (fallecido) y
Nestor “Don Neto”
(“el abuelo del riel” o
“el guardián del Malacate”)
que ejerció ese “deporte extremo” hasta que “dio el último aliento” (a sus casi 99 años) el 25 de abril del 2019.

Estos hermanos hicieron el “papel de dobles” de los artistas César Costa y Fernando Luján en la película de cine:
“Qué haremos con papá?”.
Resultó “sorprendente”
la escena donde ellos participaron,
ya que se “aventaron sin parar” hasta alcanzar la meta siendo recibidos en medio de nutridos aplausos.

No tengo información de que en otro lugar se haga este “descenso de riel” en la categoría de “Turismo de Adrenalina y Aventura”. Yo sólo lo vi en Tuxpango, Veracruz, a poca distancia de la planta “Cementos Veracruz” en
Ixtaczoquitlán.

“No hay nada como un reto para sacar lo mejor de un hombre”

Otros escritos que te pueden interesar...

A través de una vida ligada al Turismo, a la Comunicación, a la Promoción y la Mercadotecnia hoy la tecnología me permite transmitirte, en diversos canales, los diferentes ámbitos de algunas de mis experiencias, ocurrencia, anécdotas, etc. por el mundo, tanto como turista como por estudioso del Turismo.

Es por ello que, con gran emoción, te presento a: «Gastando Zapatos», deseo disfrutes de mis escritos y me encantaria escuchar tus comentarios, ya sea a traves de este sitio web o alguna de mi redes sociales.

Turismo son experiencias !
“Viajar es conocer y conocer es vivir “
Tu amigo e incansable viajero…
Luis Eduardo Ros

Deja un comentario