«Lechón en Segovia»

 «Lechón en Segovia»

Y si los viernes de FITUR invitaba «Euromundo» la comida, la costumbre hizo que «viajes Palacio» correspondiera invitando a Segovia a comer cochinillo (en México se diría : «a seguirla») el organizador Luis Torres e invitados amigos del Sector Turístico.
La cita;  estación de trenes de «Chamartin» (barrio situado al norte de Madrid), la salida 13.20 Hrs, tren con dirección «La Coruña» (éste en particular por llevar «vagón Bar/comedor»), los billetes (boletos) los había adquirido e invitado uno de los amigos y…… ¡todos a bordo!  En lugar de subir al vagón de asientos nos fuimos directo al «vagón Bar» (yo invité «las rondas de cerveza», era mi primera vez en este viaje). Justo al tiempo de terminar los túneles, acabarnos la segunda cerveza y detenerse el «AVE» en Segovia; descender y empezar a caminar para encontrarnos con el impresionante y famoso «acueducto de Segovia». Caminando a mano izquierda el más famoso «Restaurant de Lechón» en el mundo «Cándido» (lugar donde comí la primera vez que visité esta ciudad y que,para la gran mayoría de mexicanos que la visitan comen ahí). El Alcázar de Segovia uno de los monumentos más destacados de la ciudad, este lugar tuve la fortuna de haberlo visitado con mi hermana Maruca y sus tres hijos en agosto de 1977 (el administrador y cuidador del Alcázar era pariente de mi cuñado Joaquín q.e.p.d.), de ahí recuerdo, y lo menciono a menudo, una experiencia que pongo de ejemplo en el tema de turismo…
¿»Oye Luis y es cierto que en esa cama verdaderamente durmió Felipe II ?»
«ven» (me mostró la cama con apariencia desvencijada y colcha luída)  la levantó y me mostró un colchón y almohada modernos.
«¿cómo crees ,dijo, que haya por todo España camas de Felipe II?» y….. ¡así es el tema del Turismo!.
Luego, el pariente, nos invitó a comer a su casa y bebimos en una bota con forma y cuero  de lechón de 6 litros.
¡Me llamó mucho la atención!
Pues seguimos » gastando zapatos» caminando cuesta arriba entre lugares típicos y tiendas de souvenirs, llegamos al centro, luego a la derecha hasta llegar a otro Restaurante que años atrás había descubierto «el grupo»: «Mesón de José María» el dueño y creador de este extraordinario sitio que va creciendo y acreditándose aceleradamente
A la mesa redonda nos sentamos: Yolanda, Luis Torres, Paco Román, su hermano que vive en Madrid, Memo, Gustavo, Ricardo y yo. Ésa fue la vez que iba enfermo del estómago, no podía comer el cochinillo famoso y me trajeron (no recuerdo qué), lo que sí tengo presente que el amigo Memo, en un gesto de complicidad, me daba a probar, por abajo de la mesa, lechón para que no me saliera algún «grano en la lengua»…
👏
Las botellas que estaban en la mesa de litro y medio  «Reserva» eran de «Pago de Carrovejas», finalmente después de los postres, aparecieron los puros y nos fuimos 2/3 a un patio muy simpático de pie alrededor de un barril fumábamos el puro y disfrutábamos de un coñac. Empezó a caer la nieve sobre nosotros pero ello no evitó que gozáramos de ese momento que catalogué como «MÁGICO», que quedó grabado en la memoria.  Regresamos a la mesa, los rastros de crema catalana, tarta gallega seguían ahí, algunos pidieron  botellas de vino para llevar, yo no me quedé atrás y adquirí una de 1.5 lt. De «Pago de Carrovejas»  botella que conservo en mi bar, para beberla …
¿No sé cuando ?
Si te apuntas dime y sin ir a Segovia, nos juntamos y te sigo contando de ese lindo episodio.
Todo mundo tomó sus abrigos, bufandas y guantes para caminar, entre la nieve que seguía cayendo, cuesta abajo para tomar el tren de regreso a Madrid; subimos al «Carro Bar y no faltó quien de manera improvisada, sin sacacorchos, destapara una de las botella que adquirimos en el Restaurant. Se consiguieron los vasos y en una ronda se terminó ¡»el elixir de la vida»!
En «un abrir y cerrar de ojos» el «AVE» estaba llegando a «Chamartín».
…»Ahí se rompió una taza y cada quien para su casa»……

Deja un comentario