¿Te gustó este escrito? Compártelo...

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

“Los Cuentos” Cómics (Impresos)

Para aquellos que fuimos los primeros en recibir la vacuna del Covid-19
(la mayoría canosos Ja!)
recordamos con gusto
“los cuentos”
“…”La historieta”, “cómic”, “monitos”, “muñequitos” o “1948”
(“…ese año fue creada una de las historietas mexicanas más emblemáticas:
“La familia Burrón”
de Gabriel Vargas
que duró más de 60 años en el mercado…”)
como también se les llaman, tienen una gran importancia en México estimándose que en su “edad dorada”
(los años 40 y 50)
una sola de sus revistas podía alcanzar una tirada diaria de 350.000 ejemplares, con dos ediciones dominicales…”
Todavía en 1989 mantenían la capacidad de lectura de un 61 % de la población, aunque poco después el propio
“cómic mexicano”
(inicialmente con contenido estadounidenses y posteriormente con nacional)
entraría en un período de crisis que dura hasta la actualidad…”

Los había con caricaturas, con fotografías impresas en una “..sola tinta, con frecuencia sepia o verde, tendiendo al mediotono y al collage…”
En mi ciudad natal, Córdoba, Ver., a finales de los 50’tas., en los 60’tas, 70’tas y
(como mencioné)
hasta casi terminar los 80’tas., se encontraba
“La Prensa”:
(local ubicado dentro de “El portal” entre “El Café Rico” y “Nevelandia”).
un lugar que distribuía los periódicos y revistas…

(a la que pertenecían
“Los Cuentos”
como se les denominaban en esta parte del País
y alguno que otro libro)

…a los llamados “kioscos”/ “puestos de venta” de las publicaciones mencionadas.
Muchas de esas “historietas” se basaban en superhéroes
(“individuos de ficción que tienen poderes extraordinarios”).
Personajes modelos que los lectores trataban de emular:
“el protector de los indefensos”, el galán enamoradizo”, el “niño bueno”, “el adinerado”…

A “La Prensa” iba con mi papá, también con las hermanas mayores
Chata y Maruca;
aunque prefería ir con él ya que me compraba uno o dos “cuentos” más . Obviamente después de pasar “la censura”:
“apto para niños”.

Mi padre hacía que comprara las “Historias de Vidas Ejemplares” y “Vidas Ilustres”. Mis hermanas compraban las revistas
de “Vanidades” o “Kena”
(“…la historia de feminismo en México…”).

Mi hermano Marco Antonio pasaba por el
“Selecciones del Reader’s Digest”
(“revista mensual de temas variados”…)
Para mi mamá “Revista Labores Del Hogar Costura”
en color sepia de buen tamaño.
Para la hermana menor Tere,
“los recortables”:
“..que eran un entretenimiento infantil consistente en seccionar
(con tijeras en una lámina de cartón o papel)
figuras de niña o mujer
a la que se colocaban prendas de variados trajes y complementos,
doblando unas lengüetas sobre la misma…”

“…Para muchos de nosotros el primer contacto con el mundo de “los cuentos”/“historietas” se dio en las páginas de “las tiras cómicas” que ocupaba un fragmento horizontal de una de las páginas de “los periódicos”,
o una “sección” completa los domingos.

Esos eran los hábitos y costumbres cuando se había rebasado “el ecuador” del siglo pasado.

Hoy para los niños o jóvenes es obsoleto, anacrónico o
simplemente desconocido; para algunos de nosotros es historia y para otros, entrañables recuerdos.

Cuando tenía más o menos 15 años en un cumpleaños de mi padre fui a “La Prensa” a comprarle:
“Por quién doblan las campanas”
Novela de Ernest Hemingway.

De sobra conocía el gusto de mi papá por la “buena lectura” ya que desde niño,
(como lo he mencionado más de una vez en mi “sitio electrónico” de
“Gastando Zapatos”)
me enseñaba y explicaba
los conocimientos que él iba adquiriendo a través de la constante lectura e investigación en sus textos.

Me emocionaba ver que mi obsequio (de “pasta blanda”/ “edición sencilla”) lo conservara siempre en el mueble donde celosamente guardaba sus demás libros de pasta dura y “ediciones de lujo”.

Así también recuerdo que mi mamá con el fin de cerciorarse que mantuviéramos los zapatos limpios y lustrosos les asignó
a “los cuentos” un lugar
junto al cajón para bolear zapatos;
“Primero era la obligación de tener aseados los zapatos y luego la diversión de leer ”las historietas”.

Nos inculcó:
disciplina y orden.

Aunque, como mencioné, había una estricta censura en “los cuentos” que se compraban
“La curiosidad mató al gato” y esculcando en el cuarto de mis hermanos mayores encontré revistas como:
“Lágrimas, Risas y Amor”
(comúnmente acortada como «Lágrimas y Risas»)
“Memín Pinguín”, “Kalimán”, etc., así como
“Fotonovelas de Corín Tellado”.
“Novelas románticas”.
Década de los 60-70”.

Transcurrieron los años y se abrió otra “distribuidora de periódicos y revistas” en la calle 2 entre Avenidas 1 y 3
en la acera sur,
donde acompañaba a mi hermano Roberto,
instalándose posteriormente otra enfrente en la acera norte junto a la “Ford”, donde acudía
“Gastando Zapatos”
por mi propio pie. Ahí había una larga barra donde se ofrecía una extensa variedad de los tantas veces mencionados “cuentos”.

En esa época ya existían múltiples publicaciones, Roberto adquiría revistas como “Esquires” y “Mecánica Popular”. No recuerdo quién compraba “Life” que invariablemente la veía en la casa.

Agustín y Rodrigo jugaban “guerritas” con “cerbatanas”
(tubo de aluminio en el que introducían pedazos de papel que sacaba de aquellas publicaciones)
Con el papel (principalmente de “Mecánica Popular”)
hacían tiras enrolladas en forma de largos y delgadísimos conos que introducían en los tubo ya descritos y que al ser soplados con fuerza arrojaban agudísimos dardos de nuestra casa al otro lado de la calle.

“Los cuentos” se conservaban en buen estado y después de pasar por las manos de todos nosotros, los intercambiábamos con los que tenían los amigos del “Barrio”.

Ahhh, al hacer “el trueque”, no todas “las historietas” tenían el mismo valor;
las de mayor demanda, por citar, eran:
“LORENZO Y PEPITA”,
“LA PEQUEÑA LULÚ”,
“MICKY MOUSE”,
“TRIBILÍN”,
“ARCHI Y SUS AMIGOS”
“RICO McPATO”
“POPEYE”
“SUPERMÁN”,
“EL PATO DONALD”, etc., etc…

Así que “la negociación” podía ser:
2 “Vidas Ejemplares” por un “Archi”
(todo dependía de gustos y disposición…Ja!).

Entonces había en la mayoría de “salas de espera” de:
“peluquerías”, “consultorios médicos”, (de cualquier especialidad) diferentes tipos de revistas y en menor cantidad “los cuentos”,
para el entretenimiento de algún niño u adolescente.

Ya de casado me gustaba, cuando caía en mis manos,
carcajearme con las aventuras de “Coné”
(“…un personaje ficticio de la historieta cómica chilena “Condorito”. Es el sobrino del protagonista, y al igual que su tío es un cóndor con apariencia humana…”

Con el paso de los años y distintos intereses empezó a tomar fuerza la televisión y con ello los cambios de hábitos hasta que “los cuentos” (para mi) pasaron a hacer historia.

Hay quien dice que:
“Todo tiempo pasado fue mejor…:

“…volver la vista atrás es una cosa y marchar atrás, otra”, decía el poeta
Charles Caleb Colton.

Por esto es que reconocer el pasado y mirarlo de frente, es muy diferente de engancharse con él. No se trata de evadirlo ni de olvidarlo, pero tampoco de seleccionar solamente los momentos convenientes para sufrirlo o para añorarlo. El pasado es nuestra memoria y estaría bien utilizarlo como fuente de nuestra biografía y no como sillón paralizante…”
María Clara Ruiz

“Decidí que “la historieta” es un arte en sí misma, reflejando la vida y los tiempos con mayor precisión y en realidad es más artística que la revista de ilustración. Un ilustrador trabaja con la cámara y modelos; un dibujante de “historieta” empieza con una hoja de papel en blanco y forja su propio negocio. Él es dramaturgo, director, editor y artista a la vez.”
Frases de Alex Raymond

*Nota: Algunas imagenes fueron recolectadas de internet, el objetivo es representar con dichas imagenes lo escrito, ya que no siempre me es posible utilizar imagenes propias debido a su antigüedad o calidad de las mimas.

Otros escritos que te pueden interesar...

Luis Eduardo Ros Martínez
Luis Eduardo Ros

A través de una vida ligada al Turismo, a la Comunicación, a la Promoción y la Mercadotecnia hoy la tecnología me permite transmitirte, en diversos canales, los diferentes ámbitos de algunas de mis experiencias, ocurrencia, anécdotas, etc. por el mundo, tanto como turista como por estudioso del Turismo.

Es por ello que, con gran emoción, te presento a: «Gastando Zapatos», deseo disfrutes de mis escritos y me encantaria escuchar tus comentarios, ya sea a traves de este sitio web o alguna de mi redes sociales.

Turismo son emociones !
Turismo son experiencias !
“Viajar es conocer y conocer es vivir “
Tu amigo e incansable viajero…

Deja un comentario