¿Te gustó este estrito? Compartelo…

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

“Trascender”

Estimado Amigo:

Intentaré hacer una reflexión de la vivencia que tuve este fin de semana en Oaxaca, con motivo del cumpleaños de nuestro querido Martín Ruiz Camino en el festejo de sus 70 años.

Hemos escuchado que para que una persona trascienda en esta vida habrá que tener: un hijo, escribir un libro y sembrar un árbol. Considero que el tener un hijo es un proceso biológico y Don del Creador, los otros dos aspectos pudieran ser no tan complicados, más lo que presencié en esta ocasión fue verdaderamente emotivo e inolvidable.

Trascender, sueño del hombre que posee un plan de vida; aquél que desea transitar por este mundo y dejar una estafeta a aquéllos que nos preceden. Esto fue lo que pudieron ver mis ojos en Juárez, un pequeño pueblo enclavado en la Sierra Norte de Oaxaca a 3,000 mts. s.n.m., hoy conectado por buenos accesos de la Capital de ese Estado a 90 min. aproximadamente.

Quisiera en esta experiencia destacar dos aspectos:

uno. La cosecha de Martín fruto de esa entrega, por convicción, a una causa: la responsabilidad de llevar los medios para que en 1966 el pueblo recibiera instrucción escolar.

Simplemente por lo que siente por ello; por una raza, por un país muy suyo……. muy hondo.

Herencia de su padre.  Sencillamente por DAR.

Eso es lo que nos ha mostrado Martín a través de su vida.

Símbolo de HACER no de POSEER.

El otro aspecto a destacar es la forma en que un pueblo agradece y reconoce de corazón un beneficio recibido.

He presenciado actos por convencionalismos y tradiciones, pero no había visto (como se lo hicieron patente a Martín después de 38 años de haberlo reconocido: “Hijo Predilecto de Benito Juárez”), ese cariño incondicional.

Ahora intentare hacer un relato de la vivencia:

A las 18:00 hrs. del sábado 28 de agosto, partimos: Georgina, Martín y yo rumbo a la “Sierra”, después de habernos deleitado con tremendo almuerzo en el comedor “La Florecita”, (de un mercado de Oaxaca) digno representante de la exquisita gastronomía del lugar.

Al ir subiendo se apreciaban los abetos, la característica vegetación alpina y al llegar a Benito Juárez nos encontramos con la avenida principal: “Avenida Martín Ruiz Camino”

¡Así de sencillo!

Nos dirigimos al Palacio Municipal donde se hallaba un Comité de Recepción para darle la bienvenida al Arquitecto Ruiz Camino.

Noté que, en el recinto, y de acuerdo a las costumbres propias de esos lugares, en vez de exhibir la clásica foto del Gobernador y/o Presidente de la República, lucía la de nuestro amigo Martin (de hace más de 30 años) y como dijera el sexo opuesto, “joven y galán”.

Se charló por unos minutos, luego se nos invitó a pasar al comedor del pueblo para ser atendidos.

Para “abrir boca” se nos ofreció el típico y rico “chocolate con pan”. Dado todo lo que había comido horas antes tuve que conformarme con un humeante y medicinal “té de poleo”, eso sí acompañado de “pan de agua”, ellos disfrutaban del chocolate caliente. Ninguno de los tres tuvimos cabida para la rica comida que luego nos ofrecieron.

Después de una larga pero amena platica, fuimos conducidos a las cabañas donde pernoctaríamos.

Pasadas cuatro horas hizo su aparición parte de la familia de Martín: Gelos, Margara y Mariana, su yerno Marco Polo y una amiga de ellos, Araceli. Como se me despertara nuevamente el apetito les acepté entre otros “tente en pie” el rico “panque” que me ofrecieron.

Luego del consabido intercambio de experiencias en el tema misterio, esoterismo y platicas “del más allá” nos aprestamos a dormir, aunque ya iban temblando unos de frío y otros de miedo, que digo… ¡pánico!

Al marcar las manecillas 5.00 de la mañana empezaron “las mañanitas” cantadas por 56 voces entre: niños, jóvenes, adultos que no podían faltar los habitantes de la ahora llamada “tercera edad” (quienes más han convivido con Martín). “Lámparas sordas” ayudaban a leer algunas letras en hojas mojadas por “el sereno”, palabras de algunos lugareños para expresar: “Arquitecto, está usted en su Pueblo “.

Lo adormilado que pudiéramos estar desaparecía por los sonoros cohetes que explotaban en el firmamento de la sierra oaxaqueña.

Emoción, lágrimas de quienes atestiguábamos.

Familia y amigos no nos dábamos a basto en grabar en video y tomar fotografías para ver a Martín rodeado de flores y del amor de ésa su gente.

A esa hora ofreciendo, chocolate, te, pan. ¿”Qué desean”? eran sus palabras… intercambiar un poco, pero el frío pudo más y continuamos durmiendo, aunque a las 8.00, ya se encontraba afuera de las cabañas una comisión para acompañar al arquitecto a un recinto……..

La escuela que construyó 38 años atrás y que ahora se convertía en sitio para desayunar. Mesa larga para los comensales con otra mesa que presidía el festejado acompañado por la “autoridad” y Pablo Ruiz Lavalle quien había arribado minutos antes con Adriana y Daniel.

Los cohetes hacían acto de presencia nuevamente en una mañana brillante.

Rico atole rojo, sopa de guías, papas hervida, frijoles con poleo y tortillas grandes. ¡Rico sabor de comida campirana!, productos frescos del lugar transformados por la mano de las nativas que lucían sus blancos dientes y limpios delantales.

Frases de reconocimiento, música en vivo,….. y tomó la palabra el maestro Perfecto Mecinas. Recordó emocionado al benefactor, al amigo, al “Hijo Predilecto de Benito Juárez”.

Minutos más tarde le tocó el turno de tomar la palabra a, ése que ya tiene en sus manos la estafeta que había cargado Martín, su primogénito a quien ya se le quiere, se le reconoce, quien ya empieza a tener un lugar en aquellos “Pueblos Mancomunados”.

Pablo, que con la emoción del discurso se le “cerró la garganta” expresando que inició a unir las consonantes y vocales con un cuadro que colgaba en la oficina de su padre por ser reconocido en “Benito Juárez”….. en aquellos años sesentas, dando gracias a Dios por constatar el cariño que ese pueblo le tiene a su padre, subrayando además el agradecimiento a nombre de sus hermanos, para ese momento las cámaras ya no podían ser operadas por la emoción que imperaba.

Después Margarita Dalton habló a nombre de sus amigos haciendo patente el reconocimiento a la personalidad del amigo Ruiz Camino.

Transcurrió la mañana entre actividades en “el Mirador”, por ahí, por allá, para darnos cita a las 14:00 hrs. en un espacio, entre las aulas construidas por “el Arquitecto”, tapado por una gran manta con mesas largas y bancas, destacando los mariachis.

“Mole negro”, “el amarillo”, té de manzana y de poleo, tortillas grandes y dulces del lugar.

Música, poesía, mensajes, más RECONOCIMIENTO………..

AGRADECIMIENTO a DON Martín.

Para finalizar el maestro Mecinas explicó que algunos de allí habían preparado una presentación de los productos que ya se comercializan en los “Pueblos Mancomunados”:     manzana, pera, durazno, papa, zetas, pan, dulces, agua embotellada, flores….

Listos en regalarnos con cargamentos para regresar a nuestros lugares de origen. “No alcanzaban las manos” para todo lo que nos querían obsequiar los habitantes del “Pueblo de Martín Ruiz Camino/ Benito Juárez”

Despedida, más música, buenos deseos, y redundar en la frase expresada por el maestro Perfecto:

” Si son Amigos de Don Martín, son amigos de Benito Juárez” regresen a” SU CASA”.

Tomamos el auto para bajar “la Sierra”.

Fue insuficiente el tiempo para repasar todo lo vivido, todo el significado de un pueblo que sabe el significado de la palabra AMISTAD, transparente, autentico, entregado, que respeta, quiere, y se rinde ante su “Hijo Predilecto”.

¡Esto si es trascender!, ¡esto si es dejar huella!, ¡este es uno de los mexicanos que necesita nuestro país!, ¡éste es uno de los hombres que necesita nuestro mundo actual, tan falto de compromiso!

¡Solo hablo de lo que fui testigo……

Gracias a Dios por darme este Amigo.!

*Nota: Algunas imagenes fueron recolectadas de internet, el objetivo es representar con dichas imagenes lo escrito, ya que no siempre me es posible utilizar imagenes propias debido a su antigüedad o calidad de las mimas.

Otros escritos que te pueden interesar...

Luis Eduardo Ros

Luis Eduardo Ros

A través de una vida ligada al Turismo, a la Comunicación, a la Promoción y la Mercadotecnia hoy la tecnología me permite transmitirte, en diversos canales, los diferentes ámbitos de algunas de mis experiencias, ocurrencia, anécdotas, etc. por el mundo, tanto como turista como por estudioso del Turismo.

Es por ello que, con gran emoción, te presento a: "Gastando Zapatos", deseo disfrutes de mis escritos y me encantaria escuchar tus comentarios, ya sea a traves de este sitio web o alguna de mi redes sociales.

Turismo son emociones !
Turismo son experiencias !
“Viajar es conocer y conocer es vivir “
Tu amigo e incansable viajero…